LA SABIDURÍA CONSISTE EN SABER CUÁL ES EL SIGUIENTE PASO;
LA VIRTUD, EN LLEVARLO A CABO

David Starr Jordan

volver

18-12-2017 por

Temas laborales: grandes ausentes en la campaña, por Alejandra Aranda. Pulso

EN PLENO período ad portas de la segunda vuelta llama la atención que el tema laboral esté tan ausente. No implica que educación, salud y pensiones no sean problemas relevantes, pero no hay duda que el mercado laboral tiene muchos desafíos medulares para generar trabajos de calidad, aumentar la productividad y promover el talento. Sólo como dato, la productividad de Chile ha tenido un descenso importante los últimos años: de crecer 2,3% promedio año a año desde 1990 hasta el año 2000, pasó a contraerse en 0,1% promedio hasta 2015. Otras políticas, como el fomento a la flexibilidad, el trabajo a distancia y la contratación tanto de jóvenes como de adultos mayores, son algunos drivers necesarios para dar un salto cuantitativo en nuestro mercado, pero claramente no están presentes en la campaña. Lo mismo ocurre con la inclusión de mujeres en el trabajo, en especial a nivel profesional y en altos cargos, donde Chile ostenta cifras bajísimas de participación en comparación con otros países OCDE. Se suman otras interrogantes que no hemos abordado en la discusión pública: ¿qué estamos haciendo para preparar el mercado laboral para el ingreso de las nuevas generaciones?, ¿tenemos los incentivos y las políticas pensadas para atraer talento?, ¿cómo fomentaremos la capacitación? o ¿cómo enfrentaremos el envejecimiento de nuestra fuerza de trabajo? Todas son materias urgentes de abordar. Más aún cuando sumamos que el debate de los últimos años estuvo monopolizado por la Reforma Laboral impulsada por el actual Gobierno, que tuvo como foco fortalecer a los sindicatos y dejó fuera factores mucho más relevantes para el desarrollo económico y social. Se valora, eso sí, la declaración de principios de Sebastián Piñera, que anunció que la reforma estará sujeta a revisión y análisis durante su eventual administración. Como resultado, tenemos un mercado laboral más rígido y menos flexible (contrario a la tendencia de los países desarrollados) y muy al debe en capacitación, productividad, inclusión e innovación.