22/08/2019 | 2 minutos de lectura

Por Alejandra Aranda


LA Cuarta Revolución Industrial nos ubica en un nuevo escenario económico, donde los factores para el éxito vienen por el conocimiento de temas como la mente humana, la inteligencia artificial y la digitalización. Es difícil pensar que exista hoy algún actor del mercado financiero que no tenga la ciberseguridad como una de sus principales preocupaciones, así como tampoco un retail que no tenga como uno de sus ejes estratégicos el e-commerce y la última milla. Todos ellos cambiaron radicalmente los modelos de negocios.

Y quienes están liderando a las empresas así lo han entendido. Según la encuesta que realizamos hace un par de semanas a más de 140 gerentes generales y directores de empresas nacionales, multinacionales, abiertas en bolsa y cerradas de distintos tamaños y sectores, el 50,68% de los ejecutivos opina que la transformación digital es el principal desafío que enfrentan actualmente, superando por un margen importante otros como la diversidad y la sustentabilidad.

Por otro lado, el 34,25% de los gerentes generales cree que el área que su empresas debiera reforzar es la de digitalización/ tecnología, seguida por comercial y marketing con el 32,19% de las menciones y por operaciones y logística con el 16,44%. Esto confirma la creciente preocupación de las organizaciones por formar equipos y atraer talento con un marcado énfasis en lo digital y las nuevas tecnologías, tema están incorporando como área estratégica del negocio.

Todas las anteriores, variables que reflejan que estamos en lo que se denomina contexto VUCA (volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad), el cual nos presenta el desafío de gestionar un factor no tecnológico, pero sin el cual la transformación es imposible: las personas y el talento.

Como en todo, no hay una receta única. Si bien contar con personas que conozcan y manejen las nuevas tecnologías es la base para llevar a cabo el proceso de manera exitosa, también se debe conformar un equipo con liderazgos, que no necesariamente manejen lo técnico, sino que entiendan la importancia de las personas en los procesos de transformación.

Digitalización no necesariamente implica transformación digital, y son los liderazgos adecuados los que hacen la diferencia. Es un proceso que involucra a toda la organización y permea sus procesos hasta convertirla en una estructura “agile” que genere soluciones mejores y más eficientes a los clientes, además de un mayor nivel de compromiso de sus colaboradores para hacer de la transformación un eje estratégico de la empresa.

← Volver al blog